10 oct. 2018

Sabes de que nos protegen las botas de seguridad?


El calzado de seguridad protege de objetos que caen: Cuando los trabajadores llevan objetos pesados o trabajan en lugares con mucho movimiento; personas, máquinas, vehículos etc. Es común que caigan herramientas u otras cosas. Estos accidentes pueden causar pies aplastados, huesos rotos e incluso la pérdida de los dedos del pie. Estos accidentes son especialmente comunes en la industria de la construcción. Ante estos casos el calzado de seguridad adecuado puede evitar fracturas en los pies.

El calzado de seguridad protege de perforaciones en el pie: Cuando los trabajadores están en riesgo de pisar objetos filosos o ser golpeados por estos en el pie. Por ejemplo, en zonas de construcción muchos objetos filosos pueden encontrarse en el camino de los trabajadores. Un zapato de suela blanda podría no proveer suficiente protección, mientras que uno con plantillas de alta resistencia, pesada y dura y con materiales gruesos alrededor del pie sí podría.

El calzado de seguridad protege de cortes: La maquinaria afilada o con partes en movimiento pude crear riesgos de corte para los trabajadores. Especialmente en industrias como la maderera, en donde se usan motosierras.

El calzado de seguridad protege de riesgos eléctricos: La electricidad plantea una variedad de riesgos en el trabajo. Los trabajadores se pueden electrocutar o acumular electricidad estática que puede crear chispas en ciertos ambientes. Este tipo de accidentes son especialmente mortíferos, por lo que se debe tener especial cuidado. Para reducir el riesgo es necesario usar calzado no conductivo hecho de cuero, goma u otros materiales que no conduzcan la electricidad.

El calzado de seguridad protege de resbalones, tropezones y caídas: Este tipo de accidentes ocurren todo el tiempo en el lugar de trabajo. Si bien en este tipo de accidentes el material del piso influye mucho, el calzado de seguridad con la apropiada tracción puede prevenir estas caídas. Además también ayudan con el balance y pueden evitar caídas en escaleras, comunes cuando los trabajadores no usan calzado con suelas adecuadas.

El calzado de seguridad reduce la fatiga: Las personas que trabajan de pie sobre superficies duras como el concreto se pueden cansar fácilmente, más cuando no tienen los zapatos adecuados. Para esto, las botas de seguridad proporcionan una amortiguación adecuada y soporte para el arco del pie que ayuda a aliviar la tensión en los músculos.

El calzado de seguridad protege de quemaduras: En el trabajo pueden ocurrir quemaduras por fuego o químicos. Los zapatos hechos de materiales duraderos pueden prevenirlas. Estos protegen los pies de derrames químicos, salpicaduras de metales fundidos u otras sustancias peligrosas.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario